Cuando decidimos hacernos un tatuaje dedicamos bastante tiempo a elegir el diseño perfecto, el lugar donde mejor quedará y el local idóneo donde realizarlo. Pero, ¿qué pasa una vez que lo hacemos? ¿Lo estamos cuidando adecuadamente? Te damos todos los consejos para presumir de tatuajes.

Aunque parezca que hacerse un tatuaje no es otra cosa que decorar nuestra piel de manera permanente, en realidad se trata de una herida en nuestra dermis, que pasará por las mismas fases de curación que cualquier otra, y que deberemos cuidar muy bien para evitar que se infecte, y nos cree problemas a la larga. Te damos todas las claves para que tu piel no se resienta tras un tatuaje.

© Gtres

Fase 1: Antes de hacer el tatuaje

✩ Escoge un tatuador de confianza
Tan importante como que el estudio en el que elijas realizarte tu tatuaje te lo recomiende un conocido o lo hayas visto anunciado, sobre todo si es el primero y no tienes un tatuador de confianza todavía, es recomendable que antes de lanzarte a poner tu piel bajo la aguja, compruebes la higiene del centro, la profesionalidad de sus trabajadores y la calidad de los materiales que utilizan. Si tienes dudas, seguro que no tienen problema en enseñarte todo para que te tranquilices y vayas con confianza y seguridad el día de tu cita.

Asegúrate de que se trata de un lugar limpio y organizado, que utilizan materiales esterilizados y agujas desechables y que los tatuadores usan guantes y mascarilla. Además, fíjate en que antes de empezar el trabajo limpian la piel de sus clientes con agua y jabón, y que después rasuran y aplican un antiséptico en la zona.

✩ Visita a tu dermatólogo
Si estás pensando en hacerte un tatuaje y padeces alguna enfermedad como diabetesvitíligopsoriasis o hepatitis, así como si eres alérgica a los pigmentos, es importante que acudas a tu dermatólogo para recibir orientación sobre la mejor manera de hacer el tatuaje y evaluar si es posible hacerlo. Si estás embarazada o en la lactancia, es recomendable esperar para hacerse un tatuaje, ya que se podría transmitir algún tipo de contaminación o infección al feto.

✩ Prepara la piel con una buena exfoliación e hidratación
Una piel en perfectas condiciones será una piel que cicatrice más rápido y dé menos problemas durante el periodo de curación. Por eso, si realizas una exfoliación 15 días antes, y mantienes una buena rutina de hidratación, todo será mucho más sencillo. Además tendrás que estar unas dos o tres semanas sin poder exfoliarte la zona una vez tatuada, por lo que librarla de las pieles muertas con anterioridad te ayudará a que una vez que la herida esté completamente curada, el tatuaje luzca perfecto.

© rafafirmino

Fase 2: El día del tatuaje

✩ Limpia y esteriliza
La zona en la que vas a realizarte el tatuaje debe ser lavada previamente con jabón antibacteriano y limpiada con alcohol para evitar cualquier tipo de infección.

➜ ¿Un consejo extra? Si, por un casual, tuvieras las defensas más bajas el día de hacerte el tatuaje, por estar resfriada o con gripe, es mejor que pospongas la cita para otro momento en el que estés totalmente recuperada. Así los riesgos serán menores.

© Pinterest

Fase 3: Cuidados post tatuaje

​Para que tu tatuaje se mantenga en perfectas condiciones para siempre, el periodo de cicatrización es crucial, por lo que deberás seguir atentamente estos pasos:

✩ No te quites el papel film en, por lo menos, 2 horas
El primer cuidado que te aplicará tu tatuador será el de colocar un papel film transparente con una pomada sobre el tatuaje, para evitar contaminaciones. Una vez que hayas retirado el plástico lava la zona con jabón neutro y bastante agua. Una vez seco, vuelve a aplicar la pomada.

✩ Evita tomar el sol, rascarte o hacerte una exfoliación en dos semanas como mínimo.

✩ Lava tu tattoo con jabón neutro y agua siempre que sea necesario

✩ Aplica la crema a diario
Con el fin de reconstruir el tejido epitelial dañado, es necesario que nos apliquemos una crema a base de ácido dexpantenol en la zona tatuada. Además, servirá para mantenerla hidratada en todo momento.

✩ Evita practicar actividades físicas
En función de la zona tatuada, del tamaño del diseño y de la actividad física que se vaya a realizar, se recomienda esperar a la cicatrización completa o a que pasen al menos un par de semanas. Pregunta a tu tatuador por tu caso concreto para saber cuántos días has de esperar.

✩ Lleva una dieta sana
En los días posteriores, intenta reducir la ingesta de alimentos demasiado grasos y calóricos, ya que son los más propicios a desencadenar una alergia cutánea momentánea.

✩ Usa protector solar siempre
Si el tatuaje está en una zona que vas a exponer al sol de manera diaria, como un brazo o una pierna, debes usar siempre un protector solar de, como mínimo, un SPF 30. Si el tatuaje está más escondido y solo va a estar expuesto en la playa o la piscina, utilízalo cuando vayas a ponerte bajo la radiación UV.


Publicado: 8 de Junio de 2016 a las 05:48