Cada día la mentalidad social está más abierta a temas que antes eran tabúes: los tatuajes, por ejemplo. Hoy es más común ver por las calles de nuestra ciudad personas con tatuajes en su cuerpo que los lucen con orgullo, y si bien aún existen ciertos perjuicios, cada vez han ido desapareciendo más.

Los tatuajes son una manera de expresar arte, de plasmar una vivencia; son un homenaje a cierta situación que nos marcó para siempre, son representaciones gráficas de un momento que nos cambió la vida. Aunque claro, aún hay personas que se tatúan por puro impulso sin un motivo aparente o un significado importante.

Probablemente las personas que menos se arrepienten son las que más tiempo se toman para pensar si es una buena o una mala decisión. O aquellas que han vivido lo suficiente, y no nos referimos a la edad, como para entender que un tatuaje no sólo es estética, si no es algo con un poderoso significado.

Si quieres realizarte un tatuaje pero aún no te atreves porque te da miedo cómo se verá cuando seas mayor, recuerda algo: el significado de tu tatuaje tiene que ser tan grande que merece la pena verlo en tu cuerpo toda la vida. No importa si se estira o se deforma conforme tu piel vaya cambiando, un tatuaje nunca debe ser motivo de arrepentimiento.

Publicado: 14 de Junio de 2016 a las 15:40