Lo que se esconde bajo la ropa de personas tatuadas.

El fotógrafo londinense 

Alan Powdrill

 muestra en Covered, su última serie de fotografías, los cuerpos de personas tatuadas, la mayoría desde el cuello hasta los pies. Estas imágenes impactan y demuestran que efectivamente, las apariencias engañan y que no todas las personas que aman el arte del tatuaje son iguales, ni mucho menos.

A simple vista y con la ropa de diario, uno no imagina que muchas de estas personas estén tatuadas de arriba a abajo. Cada fotografía viene acompañada de un breve comentario de la persona retratada sobre cuál es su historia con los tatuajes, a qué edad se hicieron el primero, qué opinaron sus padres o cuándo dejarán de tatuarse. Hay de todo, desde personas que comenzaron a una edad más avanzada, a partir de los 50 años, a otras que empezaron con 14 y no han dejado de hacerlo nunca. En las fotos, las personas aparecen en escenarios cotidianos, en plena calle, en la playa o en un aparcamiento, lo que muestra que forman parte de nuestro entorno, aunque no siempre pueda apreciarse.

ALEX, 49.

“Mi madre no estaba nada contenta con la golondrina que me hice en la mano, así que le dije ‘mira mamá, no es como si estuviera en la calle metiéndome heroína.”

VICTORIA, 37.

“Mis tatuajes forman parte de quien soy y siempre me gustarán, ahora y cuando tenga 80 años. El amor que recibo por mi apariencia, de eso es de lo que todo trata.”

STEFANO, 33. 

“Amo cada centímetro de mi piel pero mi espalda es lo que más amo porque he estado esperando 17 años para tenerla acabada, y es exactamente como la quiero.”

GRAHAM, 58.

“Tenía 51 cuando empecé. Mi padre ya estaba muerto y mi madre no dijo nada, ya que empezaba a sufrir demencia.”

MICHELLE, 53.

“No puedo decir a qué edad pararé. Mientras haya espacio que rellenar, lo rellenaré. No creo mi actitud cambie nunca.”

BILL, 59.

“Me encanta el hecho de ser una persona madura, tener un trabajo serio y tener en el pecho tatuado – No Fucking Way -.”

LILLIANA, 23.

  “No creo que cambie de opinión sobre mis tatuajes, dudo que lo lamente a pesar de mi edad.”

SIMON, 45. 


“Tenía 14 y mi madre dijo que si me hacía otro, me echaría de casa.”

IZZY, 48.

“Me encanta ser diferente y cada día me preguntan sobre ellos. Los tatuajes buenos no son baratos, los tatuajes baratos no son buenos.”

DAVE, 66.


“Empecé en 1963 cuando tenía 14 años y no creo que pare nunca.”

PETE, 43.

“Tenía 17. Escondí los primeros a mis padres durante muchos años y cuando se enteraron, supieron que así iba a ser mi vida.”

MATTHEW, 48. 


“Son una expresión de mi viaje por la vida, a medida que mi cuerpo envejece van adquiriendo una apariencia diferente, pregúntame dentro de 30 años cómo me siento.”

Los cuerpos de estas personas son verdaderas obras de arte andante. Aún así es muy común que haya momentos en los que uno se arrepienta de algún tatuaje y quiera hacerse un cover o eliminarle definitivamente de su piel. Si es tu caso, puedes acudir a nosotros. en

Tatualia

 somos expertos en eliminación de tatuajes con láser de alta calidad, un proceso seguro, cómodo, sin molestias ni cicatrices. Encuentra 

tu centro más cercano

 y solicítanos una primera sesión de asesoramiento gratuita.

Publicado: 27 de Abril de 2016